Tres reflexiones breves sobre la suerte

Seguro que, después de un logro, alguna vez has dicho “he tenido suerte”, quitándole importancia a lo sucedido. La actitud es correcta, denota humildad y un punto de modestia muy beneficioso, pero ¿qué se esconde detrás de esa inocente frase?

La respuesta rápida y fácil, probablemente la menos interesante, es darle un valor excesivo al valor suerte y pensar que suerte puede ser sinónimo de azar, “podría haberle pasado a cualquiera…”, ¿estás seguro de ello?

¡Párate a pensar!

Situémonos en la gala de los Premios Oscar. Es el momento de la entrega de galardones, en la pantalla cinco rostros esperan impacientes que el presentador descubra el nombre de uno de los ganadores: “And the Oscar goes to Pepito Jiménez”

¡¡¡Ueeeeeeeeeeee!!! Aplausos. Pepito Jiménez se levanta y corre a buscar la estatuilla. En esos momentos piensa, y muchos de nosotros también, “¡Qué suerte he tenido!”. Pero en este momento nadie duda que llegar a tener un Oscar es el resultado de la suma de talento, trabajo, esfuerzo y constancia. Y suerte, por supuesto, pero sin los ingredientes anteriores uno no puede poner la guinda de la suerte en la cima de su pastel.

¿Te has planteado nunca de dónde proviene la palabra suerte?

La palabra suerte proviene del latín, “sortis”, y hace referencia a un trozo de tierra que se les entregaba a los soldados griegos que volvían de la guerra con vida. Era un premio a la valentía, una gratitud por haber trabajado, por haber guerreado.

Nadie duda que volver de la guerra en la antigua Grecia sea una suerte, pero tampoco que para volver con vida se necesite mucho, mucho valor y algo de suerte, claro está.

Último ejemplo

Pensemos en tres estudiantes a punto de un examen de Geología:

1. Juan no ha estudiado y espera tener suerte…

2. Laura sí lo ha hecho, pero justo las preguntas que le han salido no le acaban de convencer; aunque conoce las respuestas, hubiera preferido que salieran otras. Podríamos decir que Laura no ha tenido suerte.

3. Jorge ha estudiado igual que Laura, ni más ni menos, y, ¡qué suerte!, las preguntas que le han tocado le gustan, cosa que hace que le apetezca responder el examen, tiene una mini motivación extra.

¿Cuál de los tres aprobará?

 

Tres reflexiones breves sobre la suerte
Puntuación 4.3/5 - 5 reviews Icon Down

Contáctenos

Si desea más información póngase en contacto con nosotros a través del siguiente formulario y le responderemos con la mayor brevedad posible. Por favor complimente los campos obligatorios (*).
Enviando este formulario, usted acepta nuestra politica de privacidad.

Empresa De Trabajo Temporal

Empresa De Trabajo Temporal

Tel. 93 346 16 85